Gracias a la sinergia de ingredientes y a la presencia del Phytocután.

Phytocután® es un activo que nace a partir de la fotoestimulación láser del extracto vegetal de Calendula Officinallis, una planta herbácea usada tradicionalmente por sus propiedades medicinales, ya que tiene una acción antiinflamatoria, cicatrizante, antimicrobiana y antiséptica.

La innovación que presenta Phytocután® es que las propiedades de la planta se potencian al máximo gracias a la aplicación de una energía láser muy específica en todos sus parámetros: longitud de onda, potencia, tiempo de exposición y distancia de la fuente láser a la planta. De esta manera, el extracto que se obtiene es altamente bioasimilable, es decir, tiene una mejor penetración en la piel y resulta más efectivo en todas sus propiedades.

Por otro lado, cabe señalar que Phytocután® mejora la calidad de la piel y aporta confort en situaciones de alteraciones epidérmicas de diverso tipo: además de las mencionados casos de psoriasis, dermatitis atópica y cicatrices, también resulta muy beneficioso para tratar eczemas, descamación, dermatitis alérgica y pieles irritadas.

Además del Phytocután, en el Serum Antiarrugas encontramos:

  • El extracto de Apio que es activo redensificante, activa e incrementa el propio colágeno y la elastina de la piel, siendo un gran estimulante de la renovación celular. 
  • El extracto de Avena aporta un efecto tensor inmediato, mejora la epidermis a nivel celular y el aporte de minerales y vitaminas, logrando que la piel se regenere y recupere con mayor facilidad, convirtiéndolo en un antiarrugas eficaz tanto a corto, como a largo plazo.
  • El Ácido Poliglutámico, un biopolimero natural que evita la ruptura del ácido hialurónico generando una piel mas acuosa y sostenida en el tiempo, iluminándola, y previniendo su pigmentación, aportando grandes propiedades anti radicales libres.
  •  

    Y en la Crema Reparadora Antiaging:

    • El Extracto de Rábano (“pink Beauty”) que cuenta con grandes beneficios antioxidantes y de reparación celular del DNA, es un automodulador epidérmico que refuerza la barrera natural, remodela y suaviza los contornos del rostro. Adicionalmente el extracto se encuentra encapsulado en liposomas. Los liposomas actúan como portadores de las moléculas activas que se incorporan en el interior y están protegidas de la degradación química (oxidación) o del medio ambiente desnaturalizante. Cuando entran en contacto con la piel, gracias a la alta compatibilidad con la membrana celular, el liposoma se abre y libera los activos dejándolos penetrar profundamente. Además, la lecitina contribuye a la hidratación de la piel.